Megalóbulo

Generalmente el lóbulo de la oreja suele desgarrarse por algún tirón brusco o por el uso de pendientes pesados, ya que con el paso de los años, puede aumentar gradualmente el tamaño del agujero de forma que el lóbulo termine totalmente partido (lóbulo rasgado).

El Megalóbulo se da en el caso de personas que nacen con los lóbulos de las orejas muy grandes, en otras que han modificado su forma y tamaño conscientemente, y en aquellas que con el paso del tiempo les ha aumentado de tamaño de forma considerable, puesto que las orejas son una de las pocas partes del cuerpo que continúan su crecimiento durante toda la vida.

tratamiento de megalobulo en Modern Spa Esthetic

La intervención

Tanto para el lóbulo rasgado como para el megalóbulo la intervención es muy similar, ambas son procedimientos quirúrgicos rápidos y sencillos de carácter ambulatorio y realizados con anestesia local. En la mayoría de casos el lóbulo rasgado está cicatrizado por lo que no se puede coser piel con piel ya que al retirar los puntos quedaría exactamente igual, para conseguir un buen resultado es necesario limar ligeramente la piel exterior para que los bordes del tejido puedan cicatrizar unidos. Una vez cosidos con puntos de sutura, el lóbulo se juntará y quedará mucho más estético y funcional, de manera que el paciente podrá volver a llevar pendientes de una forma cómoda en menos de un mes.

Para realizar la reducción del megalóbulo, se realiza una incisión en el borde inferior del mismo, se elimina el tejido sobrante y se sutura de forma que la cicatriz sea lo menos visible.

Es posible corregir un lóbulo rasgado y reducir el tamaño del megalóbulo en una misma intervención. Dependiendo del remodelamiento (lóbulo rasgado y/o megalóbulo) y de si se realiza sobre una o las dos orejas, este procedimiento dura aproximadamente entre 30 minutos y 1 hora.