Cirugía Lóbulo auricular

A muchas mujeres el lóbulo de la oreja rasgado le impide poder utilizar pendientes, o que se vean obligadas, sin que sea de su agrado, tener más de un agujero en sus orejas y sin que puedan, en algunos casos, esconder la rasgadura, con un aspecto estético inadecuado. Para éste problema solo hay una posible corrección: la quirúrgica.

Es una intervención sencilla, pero meticulosa. El campo operatorio es muy pequeño, esto es lo que hace que sea una operación que debe ser muy precisa, se realiza en todos los casos sin necesidad de hospitalización, de forma ambulatoria y con anestesia local. De bajo coste que la hace asequible para cualquier economía.

La intervención

Se aplica anestesia local. Mediante técnica de plastia de cicatrices se reavivan los bordes de la rasgadura y además se movilizan los tejidos locales para reforzar esta área. Tendrá puntos de sutura, y llevará una cura por algunas horas.

Después de la intervención

Puede volver al día siguiente a sus ocupaciones habituales que no impliquen esfuerzos físicos. No podrá utilizar inmediatamente sus pendientes en esta oreja, recuerde que fue sometida a un procedimiento quirúrgico y por lo tanto debe guardar reposo cicatrizal y poder así obtener el resultado deseado.

Tendrá un nuevo agujerillo mucho más fino, más estético y funcional cuando se retiren los puntos de sutura a los 8-10 días. Una vez retirado los puntos y la hinchazón haya cedido a los 10 – 15 días usted podrá colocarse sus pendientes.